La deuda de Grecia aumentó en 2010 hasta el 142,8 por ciento del PIB