Las dudas sobre la recuperación hacen caer la confianza de los consumidores