La economía de EEUU se contrajo un 0,5 % en el tercer trimestre