Un economista del BCE compara el peligro de reestructurar la deuda con la crisis Lehman