Las ejecuciones hipotecarias se duplicaron en 2008 por la crisis económica