La eurozona, en recesión