Los expendedores de leche se extienden por Castilla y León para combatir la crisis