Los farmacéuticos catalanes advierten que si los retrasos continúan pueden afectar al suministro de medicamentos