Las financieras salvan a Wall Street de los números rojos