La guerra Ayuso-Colau estalla por el Mobile World Congress