Los hogares con tarifa eléctrica social no pagarán por la potencia contratada