Las bajas imperan en Latinoamérica, mientras Wall Street finaliza sin rumbo claro