Las importaciones de textiles chinos aumentaron en Brasil un 56%