La mayoría de las bolsas latinoamericanas suben y se separan de Wall Street