La crisis no afecta a los millonarios, que aumentan en España un 5,4% en 2012