Los mineros intensifican las protestas con marchas y huelgas de hambre