Casi la mitad de las viviendas nuevas sin vender está en la costa mediterránea