La oposición y el Gobierno portugués enfrentados por un posible rescate