Las 20 personas más ricas de España poseen tanto como el 30% más pobre