Los precios de la alimentación disminuyeron el 0,4 por ciento en 2010, según Industria