La zona euro precisa cómo ayudará a Grecia y confía en cortar la especulación