La presión del mercado y las ausencias marcan la negociación del rescate luso