El recibo de la luz de junio se dispara y puede ser el segundo más caro de la historia