La guerra continúa: Lo que piden los taxistas y que Garrido considera inaceptable