La prima de riesgo baja de los 530 puntos gracias al efecto Draghi