El sector privado estadounidense creó 187.000 empleos en enero