Los agentes sociales negocian contrarreloj para lograr un acuerdo laboral