Susto o muerte, la elección aún no está clara