"La euforia en los mercados mete más presión al BCE"