"Nos hacía falta el balón de oxígeno del lunes"