Un futbolista nigeriano de 21 años fallece en pleno partido en Rumanía