Los holandeses, con su selección