El Betis ya piensa en blanco