Los jugadores de Islandia, recibidos como héroes en Reykjavik