España busca una nueva fórmula para reducir deuda