El precio de la vivienda frena su caída