El selfie era la clave para resolver el crimen