"Absoluta burla": el evento británico que juega con la sátira y la caballerosidad