La compañía del avión siniestrado en Egipto cree que la nave recibió un impacto