Adiós a la Ley de Emergencia