Enterrados hasta el cuello por sus derechos