Lubitz aceleró el avión para estrellarlo deliberadamente contra las montañas