París recupera la normalidad para responder al Estado Islámico