Atenas revela contactos con Bruselas para garantizar que sus reformas sean aceptadas