Austria, Alemania y República Checa, bajo el agua