Las protestas contra la violencia policial se extienden a Washington y Nueva York