Obama se burla de sí mismo y de sus rivales republicanos