Los niños toman la plaza de San Pedro para la tradicional bendición navideña