Los Brangelina, en la Casa Blanca