El fuego se traga California: Una cuarentena de muertos atrapados en sus coches y casas